ACTIVIDAD 1 – Valoramos nuestra historia familiar para construir nuestra identidad – 1° de SECUNDARIA

Reflexionamos sobre nuestra historia e identidad cultural para construir nuestro proyecto de vida y contribuir a un país mejor

Valoramos nuestra historia familiar para construir nuestra identidad

¡Hola! A puertas de la celebración del Bicentenario, hoy iniciamos la cuarta experiencia de aprendizaje, en la que reflexionaremos sobre nuestros logros y desafíos para construir un país mejor, hablaremos sobre nuestra historia familiar, las costumbres que hemos aprendido de nuestra comunidad y valoraremos lo positivo de ellas. Esto nos permitirá construir nuestra identidad.
Asimismo, nos propondremos metas y asumiremos roles y responsabilidades para mejorar nuestro entorno familiar y comunidad. ¡Empecemos ya!

¡Nos acercamos al tema!

Observemos las imágenes y leamos con detenimiento los diálogos presentados. Luego, reflexionemos sobre las preguntas planteadas.

• ¿Qué opinas de los personajes, de sus nombres, sus historias y de dónde proceden?

EJEMPLO DE RESPUESTA:

Los personajes son muy asertivos y se expresan con mucha naturalidad sobre su historia familiar. Los nombres, historias y lugares de origen de cada uno de ellos son muy particulares.

• Y a ti, ¿qué te caracteriza, ¿qué puedes decir de tu historia?

• ¿Crees que es importante valorar nuestra historia familiar para construir nuestra identidad?, ¿por qué?

EJEMPLO DE RESPUESTA:

Sí, porque valorar nuestra historia familiar nos permite conocer más de nuestros orígenes para comprender lo que somos ahora y así construir nuestra propia identidad.

Ahora que hemos podido responder, pensar y sentir a partir de las preguntas, es importante que vayamos comprendiendo algunas ideas o conceptos claves respecto a la reflexión que acabamos de desarrollar.

Reconocer quiénes somos nos permite mostrarnos ante los demás, desde nuestros nombres hasta compartir parte de la historia que vivimos con nuestras familias. Todo ello nos da identidad y nos permite interactuar con otras personas. El solo hecho de tener un nombre nos identifica. De igual manera, tú identificas a tus amigas y amigos por sus nombres. Pero no solo es eso: nuestros nombres tienen un significado, una historia de por qué fue elegido, un saber familiar, ancestral, cultural o histórico, tal como lo comentan Nampiq, Martha, Luis y María de Las Nieves.

Nuestra historia y la de todas las personas empieza desde nuestro nacimiento. Tanto nuestra forma de pensar, sentir y hacer las cosas, como la manera de vivir y de relacionarnos con otras personas, son aprendidas o “heredadas” de nuestra familia. Además, dentro del grupo familiar aprendemos nuestra lengua y tradiciones culturales. ¡Qué interesante es conocer nuestra historia! Reconocerla y quererla nos permite también construir nuestra identidad sociocultural desde nuestro espacio familiar, pero ¿qué es la identidad?

La identidad se desarrolla desde el nacimiento y, por lo general, se consolida hacia el final de la adolescencia y continúa su desarrollo a lo largo del ciclo vital. La identidad supone la posibilidad de sentir que seguimos siendo “la misma persona” frente a diversas situaciones que enfrentamos y que exigen de nosotros comportamientos diferentes. 
La identidad se construye a través de un proceso de integración que permite la pertenencia e identificación con un grupo y es la familia nuestra primera raíz, donde aprendemos a relacionarnos e integrarnos con las y los demás, a mostrar cariño, respeto, proponer ideas, desarrollar nuestros gustos e intereses o cómo tener reglas y hábitos. Del mismo modo, aprendemos cómo reaccionar ante situaciones difíciles, entre otros.
Por ello, el autoconocimiento aporta mucho a nuestra identidad, pero para que esta
 se fortalezca y enriquezca, es importante también:
a. El autorrespeto, es decir, conocer y atender tus necesidades e intereses, expresar tus emociones, valorar lo que te hace valiosa o valioso.
b. La autoaceptación de tus características, talentos, dificultades y defectos; a partir de esta aceptación puedes seguir creciendo y desarrollándote plenamente.

Finalmente, obsérvate y piensa lo que quieres para ti. Recuerda todo lo bueno que has construido hasta el momento como persona, en tu grupo familiar. Piensa: ¿Qué me hace única o único? Es importante que te valores. Cuando te integras a un grupo, deben aceptarte como eres y por quién eres; y tú debes aceptar de la misma manera a cada persona.

Tomemos en cuenta que

Todas las familias son distintas y diversas, lo importante es que se amen, se apoyen y todas y todos contribuyan a que cada integrante sea una mejor persona y se sienta bien.

¡Ponemos en práctica lo aprendido!

Solicita a un miembro de tu familia (mamá o papá) que te acompañe por un momento para desarrollar la actividad sobre el origen de tu nombre y tu historia familiar. Tal vez puedas tener muchas sorpresas gratas. Si tu familia no está en casa, puedes registrar lo que sabes y luego lo completas. Puedes ayudarte con las siguientes preguntas:

Ejemplo de nombre: María

¿Quién me puso mi nombre?

EJEMPLO DE RESPUESTA:

Mi mamá y papá me pusieron mi nombre.

¿Qué significa?

EJEMPLO DE RESPUESTA:

Mi nombre María hace referencia a las creencias de mi familia. María significa “la amada del Señor”.

¿De dónde proviene mi familia?

EJEMPLO DE RESPUESTA:

Mi familia proviene de la sierra central del Perú, Ayacucho.

¿Qué la caracteriza?

EJEMPLO DE RESPUESTA:

Mi familia se caracteriza por ser muy asertiva en todos los sectores de mi comunidad. Cada integrante de mi familia desempeña un rol diferente y lo realiza responsablemente. En mi familia preservamos mucho nuestra cultura, pues seguimos practicando cada una de nuestras tradiciones.

Vamos cerrando esta actividad

Lee las siguientes ideas.

  • La identidad personal es la percepción que cada persona tiene de sí misma o mismo. Se desarrolla y va creciendo a partir de las relaciones que tenemos, de las situaciones que vivimos y de los retos y oportunidades que se nos presentan a lo largo de la vida.
  • Conocer nuestra historia personal, reconocerla y quererla, nos permite construir nuestra identidad sociocultural desde nuestro espacio familiar. Por ello, no debemos olvidar nuestras raíces; por el contrario, debemos valorarlas y respetarlas siempre.

Evaluamos nuestros avances

Ahora, vamos a mirar juntas y juntos nuestros aprendizajes. Marcamos con una “X” en el recuadro según corresponda.

  • Pude identificar mi historia familiar, de dónde proviene mi familia y qué la caracteriza.
  • Reflexioné sobre cómo se construye la identidad.
  • Valoré la importancia del autoconocimiento para la construcción de mi identidad.
Pude identificar mi historia familiar, de dónde proviene mi familia y qué la caracteriza. Reflexioné sobre cómo se construye la identidad. Valoré la importancia del autoconocimiento para la construcción de mi identidad.
Ahora que hemos reflexionado sobre el tema, te animo a escribir un compromiso personal para seguir valorando nuestra historia familiar para así enriquecer nuestra identidad personal.
¡Bien, hemos culminado la actividad!
Nos vemos en la siguiente actividad para seguir reflexionando y aprendiendo juntas y juntos para construir nuestro proyecto de vida y aportar a un país mejor.

Puede que te hayas perdido:

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

ACTIVIDAD 1 – Valoramos nuestra historia familiar para construir nuestra identidad – 2° de SECUNDARIA

Mar Jun 22 , 2021
Valoramos nuestra historia familiar para construir nuestra identidad ¡Hola! A puertas de la celebración del Bicentenario, hoy iniciamos la cuarta experiencia de aprendizaje, en la que reflexionaremos sobre nuestros logros y desafíos para construir un país mejor, hablaremos sobre nuestra historia familiar, las costumbres que hemos aprendido de nuestra comunidad […]
Reflexionamos sobre nuestra historia e identidad cultural para construir nuestro proyecto de vida y contribuir a un país mejor